Desinfectar con lejía, 3 errores comunes que no debes cometer

Al intentar desinfectar con lejía hay una serie de contraindicaciones que debemos tener en cuenta para su uso seguro. Se trata de un producto de uso habitual alrededor del mundo para la limpieza y desinfección de hogares. 

Debido a lo común que pueda resultar utilizarlo como desinfectante, hay 3 posibles errores muy graves que puedes cometer al implementarla para la limpieza y desinfección.

Continúa leyendo este apartado porque te los explicamos a continuación

1. ¿Se pueden desinfectar con lejía alimentos como frutas y verduras?

Podrá sonar a locura, pero se han conocido casos de personas que intentan desinfectar con lejía algunos alimentos. Esto puede deberse últimamente al afán de combatir al coronavirus y utilizar este desinfectante para matar los microorganismos que pudiesen estar presentes en los alimentos.

La verdad es que se han realizado estudios y no ha habido pruebas contundentes de que los alimentos como frutas y verduras, así como productos animales estén asociados con la transmisión del virus. La lejía es un producto potencialmente tóxico, que no debemos involucrarla de ninguna manera en el lavado de alimentos.

2. ¿Desinfectar puede contaminar tu casa?

Debemos destacar que la lejía es un producto que hay que llevarlo con sumo cuidado. Utilizarlo para desinfectar puede contaminar tu casa, pues estudios recientes han arrojado que los vapores emanados de este líquido combinados con la luz pueden formar partículas dañinas, e ingresar al cuerpo por medio de la respiración.

Al desinfectar con lejía, igualmente debemos evitar mezclarla con productos de limpieza. Al mezclar este producto altamente reactivo con vinagre, alcohol u otros elementos, se puede generar gas de cloro. El gas de cloro es un residuo tóxico que de ninguna manera podemos inhalar.

Al combinar el líquido con la luz solar, se pueden crear unas partículas conocidas como aerosoles orgánicos secundarios, que al ser inhalados pueden ocasionar problemas respiratorios principalmente, además de otros riesgos para la salud. En especial para las personas asmáticas esto puede resultar especialmente dañino.

3. Limpiar y desinfectar colchón

Para finalizar, es importante destacar que tampoco se debe desinfectar con lejía un colchón. Tampoco es recomendable usar un producto tan fuerte o similar para realizar este tipo de tarea. Puede que parezca una buena idea pasar un trapo humedecido con lejía para dejarlo como nuevo, pero nada mas alejado de la realidad. Con esto lo único que lograrás es arruinar el colchón al dejar una mancha amarillenta que no habrá forma de removerla. Adicionalmente puede que se produzcan alguno de los efectos adversos para la salud mencionados anteriormente al dejar la lejía expuesta al aire.

 Por favor tenga en cuenta todas estas indicaciones antes de desinfectar con lejía.

Con esto hemos concluido este pequeño apartado dedicado a la limpieza segura del hogar.

Cuéntanos, ¿Constantemente usas este producto para la limpieza de tu casa? ¿Qué otro producto puedes usar de forma más segura? Coméntanos en la parte de abajo.

Deja un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados